Una contundente derrota estratégica propinó Nicaragua al injerencista gobierno estadounidense, al desmantelar su poderosa maquinaria propagandística operada como una mafia desde la “intocable” Fundación Violeta Barrios para desestabilizar a nuestro país.

La maquinaria mediática financiada por Estados Unidos y varios países europeos, pretendía continuar con su escalada destructiva contra nuestra patria, a través de la fábrica de medios de comunicación, periodistas y de noticias falsas que permitiera forjar un generalizado estado de opinión negativo contra el proceso electoral que se avecina.

Cuánta manipulación política han propalado los supuestos medios “independientes” ante la legítima decisión de las autoridades de indagar el lavado de dinero, ejecutado por la famosa fundación que dirige una precandidata presidencial sin partido.

Dicha fundación fue creada originalmente para “ayudar a los niños pobres” de Nicaragua, cuyo objetivo nunca se cumplió porque los menores jamás recibieron un centavo de la danza de millones de dólares que recibió ese organismo “civil” que luego se convirtió en un acérrimo defensor de la prostituida democracia.

Cabe destacar que, ante los indicios de lavado de dinero y activos detectados por el Ministerio de Gobernación, éste trasladó el caso al Ministerio Público, éste a su vez, lo remitiría a los tribunales competentes que determinarían si se cometió o no delito.

No obstante, ahora resulta que el gobierno está persiguiendo, y restringiendo la libertad de prensa, expresión y a los propios “periodistas” que obtuvieron recursos provenientes de esa fundación. Nada más alejado de la realidad.

Fuente 19 digital Nicaragua

 142 Vista Total,  1 Vista Hoy