Rudy Sebastián Ortiz Sevilla, de 42 años, fue dejado en libertad por la Jueza Noveno de Audiencias de Managua, Karen Chavarría, después de firmar un acuerdo con los familiares de los jóvenes Lennyn Aguirre Vallejos y Wendy Katiuska Chávez Araica, a quienes atropelló mortalmente la noche del 29 de octubre cuando viajaban abordo de una motocicleta en las inmediaciones de los semáforos de Villa Fontana.

En la audiencia inicial realizada este miércoles el abogado defensor promovió el acuerdo de mediación ante la jueza Karen Chavarría, en tanto el acusado Rudy Ortiz pidió perdón a la familia, afirmando que jamás pensó causar este daño, que su familia “también está llevando con profundo dolor”.

De acuerdo a la Fiscalía, Ortiz Sevilla conducía en estado de embriaguez extrema, con una concentración de 2.35 gramos de alcohol por litro de sangre, cuando impactó a los jóvenes que esperaban abando de la motocicleta el cambio de luces del semáforo.

Según el peritaje de los agentes de la Dirección de Seguridad de Tránsito Nacional Ortiz viajaba en la camioneta Toyota Hilux, a una velocidad de entre 87 y 97 kilómetros por hora, cuando la velocidad permitida en dicho zona es de solo 45 kilómetros por hora.

Producto del impacto Lennyn Aguirre fue catapultado hacia delante cayendo sobre el adoquinado y Wendy Katiuska, fue proyectada por los aires hasta impactar aún lado del vehículo que era conducido por el ciudadano Juan Carlos Velásquez Carrillo.

Se desconocen los detalles sobre el acuerdo de mediación entre los familiares de las víctimas y el conductor para que la judicial ordenara su libertad.

 517 Vista Total,  2 Vista Hoy